Los usuarios de internet estamos acostumbrados a encontrarnos en la mayor parte de las páginas webs que visitamos o apps que utilizamos, con una serie determinada de elementos como, entre otros, esos misteriosos apartados a pie de página que remiten a unos extraños, extensos y, por regla general, farragosos textos legales, o los dichosos pop-ups informándonos sobre el uso de algo llamado cookies que, además, si estamos navegando desde el móvil, normalmente ocupan un mínimo de dos tercios de nuestras pantallas, y no olvidemos, los millones de checkboxes donde debemos confirmar que hemos leído y que estamos de acuerdo con los términos y condiciones de la web/app (y sorprendentemente sí, estamos siempre todos de acuerdo con ellos).

 

Pero, ¿alguna vez os habéis parado a pensar por qué son necesarios todos y cada uno de estos elementos?

 

Podríamos apostar nuestra mano a que, probablemente, el 80% de los usuarios de internet desconocen el porqué de la incorporación de todos estos elementos en las webs o apps. Sin embargo, ya os adelantamos que todos ellos tienen su razón de ser, y no sólo eso, sino que además, omitirlos podría incluso conllevar la imposición de multas por parte de las autoridades competentes a los propietarios de las webs, multas que, aunque nos pueda sorprender, pueden llegar a ser bastante cuantiosas.

En este post vamos a intentar explicaros de la manera más amena posible la necesidad de incorporar cada uno de estos elementos (y no, no vamos a limitarnos adeciros que es porque la ley lo dice así). Y es que, conocer bien la importancia del cumplimiento de todos estos requisitos cobra especial relevancia cuando dejamos de actuar como meros usuarios y pasamos a ocupar el rol titular de la web, como bien podría ser el caso del emprendedor cuyo proyecto está orientado a la prestación de servicios online, como por ejemplo, un marketplace de compraventa discos de vinilo o una red social de amantes de los animales.

Dicho esto y sin más dilación… ¡EMPEZAMOS!

 

¿Qué textos legales deben aparecer en mi web?

 

Pues bien, realmente esto puede variar un poco en función del tipo de web o app y del tipo de servicio que se preste a través de la misma, no obstante, como mínimo siempre deberá incluirse:

 

Política de cookies

 

Para que entendáis por qué es tan importante contar con este apartado en la web, vamos a explicar primero qué son las cookies:

Las “cookies” son archivos de texto comprimidos que permiten guardar datos específicamente relacionados con el dispositivo que se usa cuando los usuarios visitan una web o hacen uso de una app. Las cookies son pequeños programas pensados para recabar metadatos o datos personales, son imprescindibles para que funcionen las webs/apps y para aportar distintas funcionalidades como carritos de compra, recordatorio de datos de log-in, etc. Por lo general, son útiles para que la web/app se adapte a la configuración o gustos del usuario, y para almacenar datos sobre la visita o para poder guardar una sesión de navegación (entre otras finalidades).

Ahora que ya sabéis que las cookies son pequeños programas que permiten recoger datos relacionados con los dispositivos desde los que navegan los usuarios ¿a que resulta más comprensible que éstos deban ser informados sobre su utilización de manera previa a su navegación por la web o app que desee visitar?

 

Política de privacidad

 

Con la política de privacidad se facilita la información a los usuarios sobre los detalles relativos a los tratamientos de sus datos personales que se den en el entorno de la web/app.

Pues bien, si el apartado anterior es relevante y de obligatoria incorporación porque informa sobre el uso de los datos relativos a nuestro uso de la web o app, tales como identificadores de dispositivo, sistema, sesión, y otros metadatos en general, ahora imaginad cómo de importante será la publicación de la información relativa al tratamiento de datos de carácter personal de los usuarios.

Mirándolo así ¿os podéis hacer ya una idea de lo sumamente esencial que puede resultar la publicación de una política de privacidad no?

Pero no vale cualquier cosa, debe ser una política que defina bien todos los detalles del tratamiento, de forma concisa, transparente y con un lenguaje claro y sencillo. Si queréis saber más tips sobre cómo implementar todo esto, no os perdáis nuestro ebook gratuito.

Para que veáis que no nos podemos relajar a la hora de cumplir con esta obligación de información, podéis echarle un ojo a la noticia sobre la multa que se le impuso a Facebook hace unos meses por la falta de precisión al informar sobre determinado tratamiento de los datos de sus usuarios. ver aquí

 

Aviso legal

 

Veamos… ¿cuántos de vosotros habéis comprado alguna vez algo por internet, aunque sean unos simples calcetines navideños para algún familiar?

No nos cabe duda de que prácticamente el 100% de los que leáis esto habéis hecho alguna compra online y que, como buenos consumidores y personas diligentes (guiño guiño), os habréis preocupado por comprobar que detrás de la web en la que vais a realizar la transacción, hubiera una persona física o jurídica determinada, para asegurar que no se trate de ninguna estafa, y poder asegurar de esta manera que podríais dirigiros a alguien en caso de que hubiera habido algún problema en vuestro pedido.

Pues es por esto que debe existir el aviso legal (a veces publicado en el apartado de los términos y condiciones de uso de la web) para identificar adecuadamente al prestador de los servicios, junto con todos sus datos de contacto, con el fin de que los consumidores puedan conocer con exactitud con quién están contratando.

 

Términos y condiciones de la contratación (o de compra)

 

Finalmente, pero no por ello menos importante, tenemos que informar adecuadamente de cada uno de los detalles relacionados con la contratación, es decir, precios, métodos de pago, plazos de entrega, política de devoluciones, ejercicio del derecho de desistimiento, etc.

Pensad en toda la información de la que disponemos cuando compramos en las tiendas físicas, y ya no sólo en relación con los detalles del producto, el cual vemos con nuestros propios ojos, sino que además ¿Verdad que hay trabajadores que nos indican si podemos pagar con tarjeta o no, nos informan sobre el plazo de devolución y sus requisitos, o incluso pueden advertirnos que la naturaleza de los productos que estamos adquiriendo no admite devolución?

Pues bien, como la idea es hacer que la contratación electrónica sea lo más transparente posible, como si se tratara de una contratación en el establecimiento físico, todos estos detalles deben ser facilitados a los usuarios de manera a la contratación en estos apartados de términos y condiciones de la contratación.

No debemos perder de vista que la contratación electrónica está basada en gran parte en la confianza y, si los usuarios van a contratar por primera vez con nosotros, esa confianza debemos brindársela a través de unas condiciones de compra fuertes y completas.

Y pensaréis: vale, yo ya tengo todo eso ¿Ya está todo entonces no? Sentimos deciros que no del todo … habrá que implementar otros elementos en nuestras web/app que complementan toda la información anterior para poder asegurar al máximo la licitud de nuestra actividad. Los ejemplos más comunes son los mencionados al inicio de este post:

 

🔹 Pop-up o banner informativo sobre la política de cookies: los usuarios deben conocer antes de seguir navegando en nuestra web, qué tipo de cookies utilizamos.

 

🔹 Acceso permanente al configurador de cookies: excepto las cookies técnicas (que son aquellas que sirven únicamente para permitir el correcto funcionamiento de la web y app) el resto de cookies (publicitarias, analíticas, etc.) deben ser aceptadas expresamente por los usuarios.

 

🔹 Checkboxes: a través de éstos podremos recabar el consentimiento de los usuarios para el tratamiento legítimo de sus datos personales, o bien para poder enviarles comunicaciones comerciales, así como para confirmar que los mismos conocen los términos y condiciones de la contratación.

 

Como habréis podido observar, todos estos elementos que a priori puede parecer que están ahí por hacer de adorno, cuentan realmente con una función muy importante en la navegación y en las operaciones de todos los usuarios de internet.

 

Si tenéis más dudas sobre todos estos aspectos relativos al web compliance, en Aktion estaremos encantados de ayudaros y asesoraros en la implementación de cada uno de ellos.

¡Trabaja con nosotros! Join our team!